Tigre se lo llevo

Tigres consiguió ayer en la cancha del Estadio Hidalgo algo que Cruz Azul y Chivas fueron incapaces de hacer en sus respectivas series en los partidos de ida: confirmarse como fuerte candidato al título del Apertura 2011.

La misión terminó por ser más complicada de lo que se podía esperar para los dirigidos por Ricardo Ferretti debido a la expulsión de Carlos Salcido a los 62 minutos de juego en una acción que, seguramente, le valdrá tres partidos de suspensión al defensor, convirtiéndose en una baja sensible para lo que se viene de frente en la Liguilla.

Pero con equipo completo o sin él, la escuadra universitaria rindió cuentas en la cancha del Hidalgo como se esperaba: un equipo sólido, frío, que no regalaría un centímetro de cancha y que sería matón a la hora de desplegar banderas hacia el frente.

Lo que empezó como una clase de la manera en que se debe jugar una Liguilla, terminó siendo, gracias a Salcido, una defensa bravía del arco, pero lejos de cualquier tipo de anarquía y soportando con tesón los embates del Pachuca que sólo ante la superioridad numérica decidió soltarse el cabello para ir a atacar en serio a su rival.

Tigres jugó con sobriedad un partido en el que el nervio estuvo a tope. Los universitarios jamás se volvieron locos y supieron cuándo y cómo atacar al Pachuca que, por su parte, se vio sobre revolucionado, abrumado por la presión implícita en la localía, lo que lo llevó a ser fácil presa de una defensa que ni en el momento más caótico, el de más bombardeo hacia su meta, perdió la forma ni la fuerza.

Básico en esta labor de Tigres lo realizado por Lucas Lobos, indolente para muchos, pero vital para hacer parecer tan sencillo esa titánica labor de llevar el balón del medio campo hacia la zona de peligro para habilitar a Danilinho, Héctor Mancilla y compañía.

Así vino el gol, al minuto 26, en un centro pasado que la defensa de Pachuca no midió bien, permitiendo que Mancilla rematara seco de cabeza dentro del área, muy sencillo, para vencer la meta hidalguense y poner el 1-0.

Tigres pudo ampliar la ventaja, jamás encontró una seria resistencia de su rival que siempre se vio desarmado de la manera más fácil, pero entre los postes y una mala decisión de último momento por parte de los felinos, el marcador se mantuvo así, obligando a los de Monterrey sacar las uñas para defenderse con 10 hombres.

Pero el calvario no les duró más de 10 minutos, tras esos arrebatos hidalguenses con un hombre de más, Tigres volvió a tener la capacidad de reeditarse sobre la marcha y poner las cosas tranquilas, para dejar bien claro que no será el cuadro más vistoso de esta Liguilla, pero sí uno de los más efectivos, haciendo valer, y con creces, su etiqueta de favorito para ser campeón, incluso, por encima de Guadalajara y Cruz Azul.

Pachuca debe ganar por diferencia de dos goles el próximo domingo en el Volcán, algo que luce casi imposible. Y más ante estos sólidos Tigres.

Dato

Pachuca sólo había perdido un juego en casa durante la temporada regular, fue en la Jornada 1 contra Santos 4-1, después se mantuvo invicto.

Fuente: Aficcion.

This entry was posted in Deportes. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s