Parar deportaciones, piden inmigrantes latinos hoy Día de Acción de Gracias

deportaciones masivas los angeles
North Hollywood. Un día antes del Día de Acción de Gracias, centenares de inmigrantes latinos marcharon por las calles de esta ciudad hasta Sun Valley, no solo para celebrar el espíritu acogedor de bienvenida de Estados Unidos a los que vienen de tierras extrañas, sino para recordarle al Presidente Barack Obama y al Congreso que es “urgente y necesaria” su acción para detener las deportaciones masivas y la separación de familias.

Mientras millones de personas han viajado grandes distancias para reunirse con sus seres queridos y disfrutar de los manjares que se preparan por el Día de Acción de Gracias, las familias inmigrantes decidieron por noveno año consecutivo lanzarse a las calles para manifestar su rechazo a la deportación de 1.5 millones de personas durante los primeros tres años de mandato del presidente Obama.

“Sabemos que cuando el problema de nuestro país es la economía, a quienes se va a culpar siempre es a los indocumentados”, dijo el reverendo Richard Zanotti, párroco de la Iglesia Nuestra Señora del Santo Rosario, en la ciudad de Sun Valley. “A veces me frustra ser ciudadano americano, porque al gigante silencioso no se le ha escuchado en Washington”.

A lo largo de los bulevares Sherman Way y Vineland, los marchistas pacíficos lanzaron canticos de lucha social: “Sin justicia, no hay paz”, “Obama escucha, estamos en la lucha”, “¿Dónde está el pueblo?… ” El pueblo está en las calles exigiendo libertad”, y evocaron el “Si se puede, si se puede, si se puede” del extinto líder del Sindicato de Campesinos Unidos de California (UFW).

Estudiantes, jornaleros, amas de casa, campesinos, líderes religiosos y de grupos de derechos civiles reiteraron las demandas de poner un alto a los programas 287(g) y Comunidades Seguras (S-Comm), dos armas que el gobierno federal ha empleado para deportar a indocumentados.

Bajo el programa 287(g), está vigente en el condado de Los Ángeles desde 2005 y mediante el cual se indaga el origen de los detenidos en las prisiones, da la oportunidad a las autoridades de retener a los reclusos hasta que las autoridades migratorias los toman bajo su custodia, para efectos de deportación.

Mientras, el Programa Comunidades Seguras, que inicio en 2008, es una base de datos biométricos con capacidad de búsqueda de huellas digitales en todos los centros de detención y arresto del país, y funciona bajo la supervisión del Departamento de Seguridad Interna (DHS).

En loa últimos doce meses, las autoridades deportaron a 396,906 personas, de las cuales 206 contaban con antecedentes penales, según cifras dadas a conocer en octubre por el director del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), John Morton.

“Esos programas solamente causan daño a nuestras familias”, dijo Blanca Pérez, una mujer mexicana que fue detenida en febrero pasado, en la ciudad de Van Nuys, por parte de agentes del Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD), por el “delito” de vender helados afuera de una escuela y por haber violado una ordenanza que establece una distancia máxima de 500 pies para la colocación de un puesto de ventas.

Pérez, de 31 años de edad y originaria de Oaxaca, México, fue puesta en libertad por un juez de inmigración cuando enfrentaba un proceso de deportación, aunque con un grillete electrónico en un pie. Durante una semana la encerraron en un centro de detención de Van Nuys; después fue transportada a la cárcel del condado de Los Angeles, Lynwood y Santa Ana. la cárcel de Van Nuys, y después “Nada más por trabajar honradamente lo hostigan a uno”, dijo Pérez. “Los policías deberían ir detrás de los verdaderos criminales”.

La caravana de peregrinos detuvo en las afueras de la Iglesia San Pablo, donde fueron recibidos por el sacerdote César Arroyo.

“Más allá de credos o religiones, como hijos de Dios son bienvenidos en este país”, dijo el clérigo. “Su sed de justicia será escuchada por el Padre de los Cielos”.

En celebración de uno de los días festivos más venerados en Estados Unidos, los participantes de la marcha clamaron porque la Administración del Presidente Barack Obama y el Congreso honren la historia inmigrante del país y que avancen ajustes a las quebrantadas leyes migratorias o detengan la deportación de sus seres queridos inmediatamente.

“Desafortunadamente el Presidente Obama ha seguido las políticas de [George W.] Bush y ha acelerado las peores políticas eficaces contra nuestra comunidad”, indicó Angelica Salas, directora ejecutiva de la Coalición Pro Derechos de los Inmigrantes de Los Angels (CHIRLA) a AOL Latino. “No ha tenido fuerza para luchar por una reforma migratoria, y los republicanos nunca quisieron dar su voto a nada, pero el presidente sí tiene la oportunidad de cambiar mucho con políticas administrativas que paren las deportaciones masivas””.

La novena marcha anual delos inmigrantes celebró, además, el proceso de integración de los inmigrantes a la sociedad estadounidense y acentuaron que ellos continúan siendo parte integral de la tradición multicultural de Estados Unidos.

“Nosotros no venimos a robarle nada a nadie en este país, solamente vinimos a ofrecer nuestro máximos esfuerzo por una vida mejor”, expresó Abraham Saldinas, un jornalero veracruzano desempleado., de 30 años. “No hay trabajo, y no es justo que a nosotros nos culpen de todo lo malo que sucede en Estados Unidos”.

Tras la marcha y la solemne misa, los aproximadamente 300 integrantes de la marcha compartieron el pan y la sal en el Día de Acción de Gracias, en el patio de recreo de la Iglesia de Nuestra Señora del Santo Rosario, donde decenas de voluntarios les sirvieron el tradicional pavo, jamón, además de pollo, sopa fría, camotes y aperitivos.

“Nos unimos con júbilo a la tradición del Día de Acción de Gracias, pero no podemos olvidar que millones de familias, incluyendo miles de niños tendrán platos y espacios vacíos en sus mesas este día porque la aplicación injusta de las leyes de inmigración ha ocasionado la deportación de sus seres queridos”, dijo Salas. “El Presidente Obama y el Congreso pueden y deben hacer más para aliviar o detener el sufrimiento de estas familias que buscando una mejor oportunidad, entraron a este país sin papeles en orden. Irónicamente son esos nuevos inmigrantes los que facilitan que el resto de los estadounidenses celebren la gran tradición de agradecer cosechando los vegetales, desplumando las gallinas y enlatando los camotes que todos disfrutaremos en esta fiesta memorable”.

Fuente: aol.com

This entry was posted in Legal. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s